lunes, 30 de agosto de 2010

Creacion de las Fuerzas Armadas del Peru (Hito 2)

Las fuerzas armadas de la República del Perú están compuestas por:
  • La Marina de Guerra del Perú
  • Ejército del Perú
  • Fuerza Aérea del Perú

Presentación:

Las fuerzas armadas de la República del Perú están encargadas de defender la soberanía del Estado y la seguridad de los peruanos. Planean, preparan y coordinan la dirección y conducción de las operaciones militares conjuntas de las Instituciones Armadas en el cumplimiento de los objetivos de la política de Defensa Nacional, asegurando su máxima eficacia en concordancia con los recursos logísticos y presupuestales asignados, y en observancia de los principios de interoperatividad, eficiencia y accionar conjunto.

A continuación presentaremos la historia y como se originaron nuestras fuerzas armadas en tres partes.
En primer lugar, la creación de la marina de guerra del Perú, cuyo aniversario es el 8 de Octubre, su participación en la Independencia y la Guerra del Pacífico. También hemos adjuntado un vídeo a cerca del combate de Angamos.

En segundo lugar, tenemos la historia y orígenes de la Fuerza Aérea de Perú, cuyo nombre fue primero "Cuerpo Aeronaútico del Perú" (CAP) y cuyo patrón es Jose Abelardo Quiñones. Hemos adjuntado un vídeo que nos ayuda a entender lo ocurrido en el conflicto de 1941, donde la FAP tuvo su primera intervención y Jose Quiñones se convirtió en heróe nacional.

En tercer lugar, presentamos un resumen de lo que fue la creación del Ejñercito del Perú, su acción durante la Independencia fue su lugar de nacimiento. El 9 de diciembre es el día del ejército.


Marina de Guerra Del Perú:

Orígenes:
La primera nave en enarbolar el pabellón nacional fue la goleta Sacramento, capturada el 17 de marzo de 1821 por los hermanos Victoriano y Andrés Cárcamo, y rebautizada Castelli. En setiembre se incorporaron los bergantines Belgrano y Balcarce, que habían servido a la causa realista bajo el nombre de Guerrero y Pezuela. En noviembre se sumó a la escuadra la corbeta Limeña; a principios de 1822 lo hizo la goleta Macedonia y luego la de igual clase Cruz, el bergantín Coronel Spano y finalmente la fragata Protector, que había servido al rey bajo el nombre de Prueba.
La función inicial de la Armada Peruana fue bloquear los puertos del sur, zona aún ocupada por los realistas y sobre la cual San Martín había concebido una operación que se inició el 15 de octubre de 1821, enviando a la corbeta Limeña y a los bergantines Balcarce y Belgrano para establecer el control de la costa entre Cobija y Nazca. Sin embargo, dichos buques no se daban abasto para cumplir la misión, a lo que se sumó el desconocimiento del bloqueo por parte de naves extranjeras lo que dificultó la tarea encomendada. En el entretanto, a finales de 1821 se había realizado la denominada Primera Expedición a Puertos Intermedios, capturando la escuadra peruana el puerto de Arica. En 1823, el gobierno de José de la Riva-Agüero encargó el mando de la Armada al capitán de navío José Pascual de Vivero, secundado por Guise al frente de la Escuadra, quien ostentaba ya el grado de contralmirante. Ambos se encargaron de planificar la Segunda Campaña a Puertos Intermedios.
Posteriormente, en febrero de 1824, el Callao fue retomado por fuerzas realistas, lo que conllevó a extender el bloqueo hacia el puerto de Chancay. La Escuadra peruana, mantuvo un largo bloqueo en el Callao por espacio de casi dos años, lapso en el cual se produjeron varias incursiones y un enfrentamiento con la escuadra realista. Aunque las hostilidades cesaron con la capitulación española tras el triunfo del ejército patriota en la Batalla de Ayacucho el 9 de diciembre de 1824, aun quedaría en el Castillo del Real Felipe un puñado de realistas al mando del General español Ramón Rodil, quien finalmente desistiría de su resistencia en enero de 1826, al rendirse a las fuerzas patriotas, desapareciendo con ello los últimos vestigios de la dominación española en el Perú.

Combate de Abtao (1866)
Al producirse la Guerra con España, la Escuadra Peruana no contaba con naves capaces de enfrentarse directamente con la poderosa fuerza naval española, dado que aún se hallaban en construcción en Inglaterra el blindado Huáscar y la fragata blindada Independencia. Fue por ello que se envió a nuestras cuatro naves principales al sur de Chile, donde debían aguardar al arribo de los dos nuevos blindados para actuar luego en conjunto contra la fuerza enemiga. Tres de estas naves, la fragata Apurímac y las corbetas Unión y América, de reciente adquisición en Francia, tomaron parte en el Combate Naval de Abtao ocurrido el 7 de febrero de 1866 en el canal de Challahué, formando entre la isla Abtao y el continente. También se encontraba en aquella oportunidad la goleta chilena Covadonga, conformando todas estas naves la denominada Escuadra Aliada que bajo el mando del Capitán de Navío peruano Manuel Villar rechazaron en forma brillante el ataque de las fragatas españolas Villa de Madrid y Blanca, combatiendo durante varias horas hasta que las naves enemigas optaron por retirarse.

La Guerra del Pacifico (1879 - 1883):
La primera acción tuvo lugar apenas siete días después de declarada la guerra, el 12 de abril de 1879, cuando la corbeta Unión y la cañonera Pilcomayo atacaron y persiguieron a la corbeta chilena Magallanes frente a Punta Chipana. Por su parte, la escuadra enemiga bombardeó Mollendo, Pisagua, Mejillones del Perú e Iquique, antes de dirigirse hacia el Callao con el propósito de destruir a la escuadra peruana. Sin embargo, fracasó en este intento debido a que los buques nacionales habían zarpado días antes de su arribo, dirigiéndose a Arica con el Director Supremo de la Guerra, el General Mariano Ignacio Prado.

Combate de Angamos:
La incapacidad de los mandos navales chilenos frente a las continuas incursiones del Huáscar al mando de Miguel Grau, fueron motivo de protestas populares, interpelaciones en el congreso y la censura del gabinete ministerial. Todo ello se agudizó con la captura del transporte Rímac, luego de lo cual se produjeron renuncias de ministros y se efectuaron inevitables cambios en las jefaturas del ejército y la escuadra. Los conductores de la guerra, ante la imposibilidad de iniciar la campaña terrestre para invadir el sur peruano, determinaron que el hundimiento del Huáscar era prioritario e indispensable para llevar a cabo sus planes.
Continuando los acontecimientos, Grau recibió órdenes de zarpar con la Unión y el Rímac rumbo al sur, con la finalidad de hostigar los puertos chilenos entre Tocopilla y Coquimbo, en tanto que las dos divisiones chilenas habían partido hacia el norte en búsqueda del Huáscar llegando a Arica en la mañana del 5 de octubre, no hallando allí a su objetivo.

El Huáscar mientras tanto, luego de dejar al Rímac en Iquique, arribó en compañía de la Unión a la caleta de Sarco. Ahí capturaron a la goleta Coquimbo, para posteriormente llegar al puerto del mismo nombre y proseguir hacia el sur, hasta la caleta de Tongoy, localidad cercana al importante puerto de Valparaíso. Cumplido el objetivo de esta expedición, Grau y sus naves iniciaron su retorno a aguas peruanas.

Mientras los barcos peruanos navegaban hacia el norte de regreso, ignoraban los movimientos de los buques chilenos. Las dos divisiones enemigas avanzaban desde diferentes direcciones, en posición abierta, dispuestas a cercar a su objetivo. Al amanecer de aquel día, el Huáscar fue avistado por la primera división chilena, lo que obligó a Grau a virar hacia el Suroeste para luego volver al Norte, tratando de dejar atrás a sus enemigos. Poco después, el Huáscar y la Unión se encontraron con la segunda división chilena frente a Punta Angamos. Al percatarse de que el Huáscar no podría evadir el combate por su escaso andar, la Unión se abrió paso hacia el norte.
Luego, a las 09:40 horas, siendo inevitable el encuentro, el monitor peruano afianzó su pabellón disparando los cañones de la torre sobre el Cochrane a mil metros de distancia. La Covadonga y el Blanco Encalada en esos momentos se hallaban a una distancia de seis millas con dirección al Huáscar, mientras que la O'Higgins y el Loa se dirigían a cortar el paso a la Unión. El Cochrane no contestó inicialmente los disparos, sino que acortó distancias gracias a su mayor velocidad, y cuando estuvo a 200 metros por babor del Huáscar, hizo sus primeros disparos, perforando el blindaje del casco y dañando el sistema de gobierno.
Diez minutos después un proyectil proveniente también del Cochrane impactó en la torre de mando y al estallar hizo volar al Contralmirante Miguel Grau y dejo moribundo a su acompañante Teniente Primero Diego Ferré. Entonces tomó el mando del buque el Capitán de Corbeta Elías Aguirre, quien continuó el combate con las naves chilenas, hasta que también cayo muerto por un disparo enemigo. Uno tras otro, los oficiales peruanos se fueron sucediendo a cargo de la nave, que recibía una y otra vez los impactos de la artillería chilena, hasta que habiendo recaído el mando en el Teniente Primero Pedro Gárezon, este oficial, viendo que ya no era posible continuar la lucha por las condiciones en las que se hallaba el buque, con sus cañones inutilizados, roto su timón, y diezmada su tripulación, dio la orden de abrir las válvulas de fondo para inundar al monitor y de esta forma impedir sea capturado por el enemigo.

A las 10:55 el Cochrane y el Blanco suspendieron el cañoneo y al ver que el Huáscar pronto se iría a pique, enviaron una dotación armada en lanchas para tomarlo. Cuando los marinos chilenos ingresaron a bordo, el Huáscar ya tenía 1,20 m. de agua y estaba a punto de hundirse por la popa. Con revolver en mano, los oficiales chilenos ordenaron a los maquinistas cerrar las válvulas y posteriormente obligaron a los prisioneros a apagar los fuegos que consumían diversos sectores de la nave. La lucha había concluido, el Huáscar capturado, y el mar libre para iniciar la invasión del Sur peruano. [1]

Video del combate de Angamos: 





Fuerza Aérea del Perú:




"En las leyendas andinas y costeñas del Perú se revela la presencia el mito del vuelo y de sus divinidades aladas. Los dioses progenitores vienen del cielo y casi todos establecen en las alturas su residencia temporal o permanente, tanto en la fase teogónica, relacionada con el origen de las divinidades, como en la antropogónica, relacionada con el origen del hombre." - Extracto del libro "Historia Aeronautica del Perú" - Coronel FAP(r) Carlos A. de la Jara,Tomo I, Página 29 [2]


El cuerpo Aeronautico del Perú (CAP):
"En 1929, mientras el gobierno dictaba normas destinadas a construir campos de aterrizaje en las principales ciudades del país, se creó el Ministerio de Marina y Aviación y se formo el "Cuerpo de Aviación del Perú" que, tres años después, cambió de nombre por el de "Cuerpo Aernaútico Del Perú"(CAP).

El momento ma´s glorioso de la aun joven aviación militar peruana fue protagonizado durante el conflicto con Ecuador por el capitán de la Fuerza Aérea José Quiñones, quién se inmola por la patria el 23 de Julio de 1941, en una incursión aérea sobre territorio ecuatoriano.

En la zona de Quebrada Seca su avión fue alcanzado por la bateria enemiga, pero lejos de salvarse saltando en paracaídas, dirigió su avión envuelto en llamas hacia las posiciones enemigas y las destruyó a costa de su vida, convirtiéndose así en héroe nacional y en el máximo exponenete del arma aérea."

Nacimiento de la Fuerza Aérea del Perú:
"De esa menera se llegó al 18 de Julio de 1950, cuando se cambió la denominación del Cuerpo Aeronáutico del Perú por la de Fuerza Aérea del Perú (FAP), que se consolida y logra gran desarrollo e las décadas de los años sesenta y setenta. Se crean entonces las Alas Aéreas de Lima, Iquitos, Arequipa y Piura cada cuál con sus grupos y Bases Aéreas, a los que se designaron equipos y modernas naves."


Vídeo (recreacion de la accion de José Quiñones)


Ejercito del Perú: 

Creación del Ejército del Perú Republicano:  

"Luego del desembarco se presentaron al campamento patriota numerosos voluntarios pidiendo su alta en el Ejército Libertador, y varios pueblos, al calor de la libertad, proclamaron su adhesión a la causa de la independencia. Así lo hizo Ica el 21 de octubre de 1820; a comienzos noviembre, Huamanga; el 29 de ese mes, Tarma; el 25 de diciembre, Huanuco; Lambayeque, el 28 del mismo mes; al día siguiente Trujillo; Piura, el 4 de enero de 1821; el 7, Tumbes; y el 8, Cajamarca.

Este entusiasmo animó al general San Martín a organizar las primeras unidades peruanas. Como primera medida decretó, el 21 de octubre de 1820, la creación de la bandera del Perú, a fin de que las fuerzas peruanas tuvieran una bandera bajo la cual combatir. Y de inmediato formó el Escuadrón Auxiliares de Ica, en noviembre el batallón de Cazadores del Ejército, y en enero de 1821 el batallón Leales del Perú y el Escuadrón Húsares de la Escolta.

Luego de la proclamación de la Independencia del Perú, el 28 de julio de 1821, se creó la Legión Peruana de la Guardia (18 de agosto) y se oficializó la creación del Ejército del Perú. Después se organizaron otras unidades como los batallones Trujillo Nº 2, Piura Nº 4 y el escuadrón de Cazadores del Perú, los cuales tuvieron una destacada participación en las batallas de Riobamba y Pichincha  con las que se selló la independencia de la Gran Colombia y del territorio que en 1830, dio origen a la República de Ecuador.  El 25 de agosto de 1823, durante la Segunda Expedición a Puertos Intermedios, nuestro Ejército alcanzará en Zepita otra gloriosa victoria.

Luego el general Simón Bolívar decidió organizar el Ejército Unido Libertador, para emprender la campaña final de la independencia americana, nuestro Ejército fue protagonista principal. El 6 de agosto de 1824, la histórica participación de los Húsares del Perú, al mando del coronel Isidoro Suárez, y la audaz decisión de sargento mayor Andrés Rázuri, decidieron el triunfo patriota en las pampas de Junín. Desde entonces nuestra unidad tomó el nombre de Húsares de Junín.

En Ayacucho, como en Junín, la actuación de las fuerzas peruanas, ese 9 de diciembre, fue decisiva. La carga del general Córdova, que consumó el desastre del virrey La Serna, no hubiese sido posible si el Ejército del Perú no hubiera resistido el empuje del general Valdez. Como consecuencia de esta victoria, los españoles firmaron la capitulación de Ayacucho, que puso fin a tres siglos de lucha contra la dominación colonial y se consolidó la independencia americana.

Con Ayacucho nace la nación peruana. Emerge una patria nueva. Se consolida el Perú como República. Y corresponde a nuestro Ejército haber dado esta gloria al Perú. La trascendencia de este acontecimiento ha llevado a declarar el 9 de diciembre como Día del Ejército."
   




 

Fuentes Bibliográficas:
[1]Cfr.  http://www.marina.mil.pe/larepublica_sigloxix.htm
[2]Cfr. Libro Historia Aeronáutica del Perú – Tomo I – Carlos A. De la Jara, Coronel FAP(r)
[3]Cfr.  http://www.fap.mil.pe/historia.htm
[4]Cfr. http://www.ejercito.mil.pe/index.php?option=com_content&view=article&id=489&Itemid=286 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada